Blog

¿Cómo cuidar los árboles de mi jardín? Parte III: cuidados integrales en corteza y raíces, plagas y enfermedades

como cuidar los árboles de mi jardin

En el increíble mundo de la jardinería y paisajismo, el cuidado de los árboles va más allá de la simple plantación. Cada detalle contribuye a la vitalidad y longevidad de estos seres vivos majestuosos. En este artículo, exploraremos paso a paso cómo brindar un cuidado integral a los árboles en tu jardín, destacando prácticas esenciales para mantener su salud y belleza.

Esta es la tercera parte de la guía supercompleta que hemos elaborado para aprender cómo cuidar los árboles de un jardín. Por aquí te dejamos las anteriores: ¿Cómo cuidar los árboles de mi jardín? Parte I: selección y plantación y ¿Cómo cuidar los árboles de mi jardín? Parte II: riego, drenaje y enturorado.

1. Cuidados de la corteza: protegiendo el escudo natural del árbol

El cuidado de la corteza del árbol es fundamental, ya que protege el sistema vascular, previene enfermedades e impacta directamente en su salud y longevidad.

Debemos evitar plantar los árboles en praderas de césped, pero si no es posible, para evitar daños al segar alrededor de los árboles, recomendamos recortar el césped de alrededor a modo de «alcorque» circular o cuadrado y a la distancia suficiente para este fin.

Además, podemos poner una protección física a la corteza (con una pletina de hierro o un marco de madera). En caso de obras o trabajos cercanos, la protección adecuada es clave para prevenir golpes y daños.

Pletina de hierro: alcorque para proteger las raíces de esta encina. La separa de la pradera y mantiene a nivel el cuello de la raíz. Cuenta con acolchado triturado de madera.

La corteza en especies sensibles al sol

Para especies sensibles al sol, envolver el árbol con vendas de rafia es una de las técnicas más utilizadas y nuestra preferida.

Esto protege contra quemaduras solares, daños mecánicos y cambios abruptos de temperatura. Es esencial realizar este proceso con cuidado, asegurándose de no apretar demasiado para permitir el crecimiento natural del tronco.

Debemos hacer revisiones temporales para verificar regularmente que la venda no está estrangulando el tronco a medida que el árbol crece.

En el caso de los climas fríos, recomendamos retirar la venda durante el invierno para que la corteza del árbol se pueda endurecer de forma natural.

2. Cuidado del sistema radicular: manteniendo las raíces fuertes y saludables

El sistema radicular de los árboles merece una atención especial:

  • Evitar la compactación del suelo es fundamental, minimizando el tráfico de vehículos y personas alrededor de las raíces y utilizando caminos designados para ello.
  • Se debe mantener la capacidad de absorción de oxígeno evitando cubrir el suelo con materiales que impidan la circulación del aire, como pavimentos sellados o exceso de mantillo.
  • Debemos tener un drenaje adecuado para evitar la asfixia radicular.
  • Realizar técnicas de aireación del suelo, como aplicar compuestos orgánicos o usar aireadores manuales, para mejorar la circulación de aire alrededor de las raíces.
  • Fomentar el crecimiento de microorganismos beneficiosos para mantener un suelo vivo y saludable.
Protección del cuello de la raíz y acolchado con triturado de madera.

Estas prácticas ayudan a proteger las raíces del árbol, asegurando un ambiente idóneo para su crecimiento y evitando la asfixia o la compactación, que podría dañar su desarrollo.

Importante: en caso de realizar obras o trabajos que comprometan el sistema radicular, la consulta de un arborista experto es imprescindible para establecer un perímetro de seguridad y mantener intacto el árbol.

3. Cuidados de plagas y enfermedades: detectando problemas a tiempo

Contar con la orientación de un experto en el cuidado de plagas y enfermedades es esencial. Identificar algunos signos nos permite abordar problemas a tiempo. Existen síntomas específicos que nos pueden alertar sobre un posible problema en nuestro árbol, tales como: 

  • Marchitez repentina
  • Manchas o decoloración de las hojas
  • Corteza agrietada o dañada (heridas profundas, desprendimientos…)
  • Aparición masiva de insectos
  • Crecimiento anormal (ramas muertas, deformidades repentinas…)
  • Reducción repentina en la producción de frutos o flores

Estos síntomas pueden variar según la especie del árbol y las condiciones específicas del entorno, pero identificarlos a tiempo y buscar orientación de un experto puede ayudar a abordar los problemas de salud del árbol de manera efectiva.

Además, te presentamos una guía detallada sobre los síntomas de algunas de las enfermedades y plagas más comunes:

Oídio

El oídio es un problema común que se manifiesta visualmente con una capa polvorienta blanca o grisácea en diversas partes del árbol. Si observas deformidades en las hojas y una detención en el crecimiento, es probable que el oídio esté presente.

Fumagina

La fumagina, causada por la secreción de melaza por insectos, se manifiesta como una capa negra y pegajosa en hojas y ramas. Este problema puede obstruir la luz solar y afectar la fotosíntesis del árbol, lo que requiere una acción inmediata.

Clorosis

La clorosis es evidente cuando las hojas adquieren un tono amarillo o pálido debido a deficiencias nutricionales, especialmente de hierro o magnesio. Las venas verdes con hojas amarillentas son un claro indicativo de este problema.

Pulgón

Los pulgones son pequeños insectos que se agrupan en brotes o el envés de las hojas, causando deformaciones y amarillamiento. La secreción de melaza, además, puede atraer fumagina.

Cochinilla

La cochinilla se manifiesta con bultos algodonosos en diversas partes del árbol. Además, su secreción de melaza puede atraer la fumagina.

Mosca blanca

La presencia de insectos alados blancos y larvas que se alimentan de la savia indica la presencia de la mosca blanca. Esto puede causar amarillamiento y debilitamiento del árbol.

cuidado de árboles
Presencia de pulgón y mosca blanca.

La detección temprana de los síntomas es crucial. Ante la presencia de estos problemas, contactar a un especialista es la mejor opción para garantizar tratamientos efectivos y respetuosos con el medio ambiente y con el árbol. Puedes profundizar más en ¿Cómo combatir las plagas de mi jardín?

En resumen, la prontitud en la acción es clave para preservar la salud y la belleza de tus árboles. Además, mantener una buena aireación y un buen drenaje, favorece el éxito en el desarrollo de nuestro árbol.

En Alnus Paisajismo podemos asesorarte o ayudarte con el diseño de tu jardín y su mantenimientoEscríbenos sin compromiso.

Etiquetas
Si te ha gustado, comparte

1 comentario en «¿Cómo cuidar los árboles de mi jardín? Parte III: cuidados integrales en corteza y raíces, plagas y enfermedades»

Deja un comentario

Últimas entradas
Facebook