Mi césped: ¿semilla o tepe?

A cualquier persona que esté pensando en dedicar una parte
de su jardín a pradera en algún momento le surgirá la duda de si lo mejor es
tener un césped mediante siembra o mediante la implantación de tepes (Césped ya
precultivado y que generalmente se puede obtener en planchas de 1

m²).

Lo que debes saber es que con cualquiera de las dos formas
se puede obtener un césped de gran calidad, pero para poder elegir la que más te
conviene hay que conocer las características, ventajas e inconvenientes de cada
una.

Empezaremos por la preparación del terreno o su mejora si
procede, la cual es igual para ambos casos.

El césped en tepe es mas costoso en su instalación, en algún
caso hasta 10 €/m² mas que la opción de la siembra. Sin embargo, una vez
instalado, a los pocos días podremos disfrutar de un césped totalmente maduro
con el que no habrá que tener precauciones especiales. Se puede implantar con
éxito en cualquier estación del año, incluso con condiciones adversas, siempre
que se tomen unas mínimas medidas.

El césped obtenido mediante siembra requiere una menor
inversión inicial. Se puede seleccionar el tipo de semillas más adecuado, lo
cual es también posible con tepes, pero hay algo más de limitación e incluso
realizar nosotros mismos la mezcla que creamos más conveniente.

Sin embargo, la semilla solo se puede sembrar con garantías
unas pocas semanas al año. En el interior de la península generalmente la época
óptima coincide con el mes de abril y un poco de mayo en primavera, y el final
de septiembre y octubre en otoño.

Después de la siembra y antes de la germinación hay que
tener cuidado con hormigas y pájaros que suelen comerse parte de la semilla.
Además, lluvias fuertes pueden arrastrarla y crear calvas que habrá que
resembrar.

Una vez germinada la semilla y teniendo una pradera cubierta
y densa, esta no se podrá usar sin precauciones hasta prácticamente un año
después, pues se trata de plántulas jóvenes muy vulnerables al pisoteo, la
sequía o las temperaturas extremas. Por tanto el esfuerzo y el coste en
mantenimiento serán altos. 

¡¡¡Valora, elige, y disfruta de tu pradera!!!

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *