Blog

Mi jardín gasta mucha agua

Esta es una de las quejas más frecuentes que nos planteáis.
Y lamentablemente es una realidad que provoca la tentación de dejar de regar,
pensar en sustituir las plantas o el césped por un pavimento, césped artificial
o una superficie de áridos.

image

Para afrontar el problema del consumo hídrico, estas son algunas recomendaciones:

  1. Conocer el gasto exacto. Lo primero que hay que conocer es cuánto gasto supone el riego del jardín en la factura del agua de la comunidad de vecinos, empresa o de tu vivienda, ya que en ocasiones se puede achacar al riego gastos procedentes de una piscina o una fuga de una tubería no detectada. Lo mejor para identificar el gasto de agua exacto que se produce en el riego del jardín es instalar un contador de agua en la toma que suministra al jardín.
  2. El tipo de sistema de riego. Conocido el dato de consumo, se debe proceder a estudiar el sistema de riego, su diseño y su estado de conservación. Es fundamental saber que no existen pérdidas de agua por roturas o por regar fuera de marco (la zona que debe recibir el agua), comprobar que no se sobre-riegan unas zonas mientras otras apenas reciben agua, verificar que el agua no se escurre y forma charcos o revisar que los tiempos de riego están bien calculados.
  3. Eficiencia hídrica. El mantenimiento de un jardín conlleva un consumo de agua, pero con un adecuado diseño del sistema de riego que agrupe en fases diferentes las necesidades hídricas de cada especie y con los avances en tecnologías de riego de bajo consumo, es posible hasta un 70% y reducir la factura.

Actualmente utilizamos nuevos sistemas de riego que pueden reducir la factura hasta un 40%. Conoce más en: alnuspaisajismoyjardineria.es

Etiquetas
Si te ha gustado, comparte
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en print
Compartir en email

Deja un comentario

Últimas entradas
Facebook