Blog

Mis Plantas tienen pulgón y no sé cómo acabar con el

La presencia de pulgón es bastante común entre las plantas
del jardín, es especialmente notable en las rosáceas o en algunas especies de
árboles, arbustos o trepadoras.

Lo primero que hay que señalar es que esta plaga no suele
acabar con la vida de la planta, aunque si le puede causar daños estéticos,
debilitamientos y pérdida de vigor, estropear la floración y en el caso de los
frutales, dañar la fructificación.

Antes realizar el tratamiento debemos valorar si la
presencia de pulgón es lo suficientemente importante como para causar daños a
nuestra plantación. Observar si compensa la utilización de insecticidas (que
son potencialmente nocivos para nuestra salud y la del entorno si se usan sin precaución),
las complejidades que conlleva el uso de
tratamientos biológicos
, el uso de jabones potásicos, etc.

Una vez que se determina que es necesario un tratamiento, lo
que hay que saber es que el pulgón es bastante pesado de erradicar, es decir,
los tratamientos han de ser continuados (no basta con una aplicación puntual),
sino que se deben realizar con una frecuencia entre quincenal y mensual, dependiendo
de la plaga y durante todo el periodo vegetativo de la planta, incorporándolos
al mantenimiento habitual de nuestro jardín.

Acudan a establecimientos especializados en salud vegetal
para adquirir los productos más óptimos, o si lo prefieren, consulten con un Alnus…para
eso estamos 😉

Etiquetas
Si te ha gustado, comparte
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en print
Compartir en email

1 comentario en «Mis Plantas tienen pulgón y no sé cómo acabar con el»

Deja un comentario

Últimas entradas
Facebook